La normalización del sexo gay en televisión

Si hasta hace unas pocas décadas la homosexualidad era un tema del que pocos medios de comunicación se atrevían a mostrar en sus producciones, en la actualidad, el trato hacia el colectivo LGTB ya no es prohibitivo. Ya no es extraño ver sexo gay en televisión si el guión lo requiere.

Cada vez son más las series generalistas que apuestan por incluir personajes homosexuales sin caer en los estereotipos.

Para ayudar a esta normalización no solo son necesarios estos personajes, sino que la proyección en TV de escenas eróticas entre hombres hace que la sexualidad gay deje de ser tabú.

Primera aparición

La primera referencia gay en el mundo de la televisión fue en 1971, en la serie All in the family (Todo en familia). Carroll O’Connor interpretaba a Archie, un padre de familia excombatiente de la II Guerra Mundial bastante conservador e intolerante. Fue en el quinto episodio de la serie cuando apareció Anthony Geary, interpretando a Roger, un amigo de la familia al que Archie menosprecia por su condición sexual.

En un momento dado del capítulo, otro personaje de la serie cita la británica Ley de Delitos Sexuales de 1967: “Debe permanecer en el ámbito de lo privado lo que, concisamente, no es asunto de la ley”; ésta despenalizaba las prácticas homosexuales en privado. Hoy en día puede resultar obsoleta, pero en aquella época supuso un avance que rompía ligeramente con la desigualdad.

Sin embargo, hubo que esperar a 1991 para poder ver el primer beso homosexual en televisión, esta vez entre dos mujeres (Amanda Donohoe y Michele Greene), de la mano de la serie La Ley de Los Ángeles.

Fuera estereotipos

En un principio, los personajes gais estaban diseñados bajo una sombra plagada de estereotipos. Sin embargo, a medida que fue creciendo el número de interpretaciones homosexuales en las series de televisión, se profundizaba en su personalidad y en sus acciones. Se puede decir entonces que los medios de comunicación, y en particular las series de televisión, han contribuido con personajes cuya homosexualidad era una característica más, sin ser la principal.

Aunque la serie “Queer As Folk” ha marcado un antes y un después en la historia de la TV, estuvo demasiado encasillada en ser “una serie de gais para gais”.

Sin embargo, fue precursora para que multitud de series de televisión, que no están necesariamente dirigidas al colectivo LGBT, cuenten con muchas escenas homoeróticas.

True Blood

Basada en una trama de vampiros, fue nombrada por GLAAD como la serie con el mayor número de personajes homosexuales en la actualidad. Esto le ha llevado a emitir un número ingente de escenas homoeróticas cargadas de mucha tensión sexual. Pero si tenemos que destacar una, la escena entre Eric Northman (Alexander Skarsgård) y Jason Stackhouse (Ryan Kwanten) fue apoteósica, una de las más tórridas de los 7 años de vida de la serie de vampiros.

True Blood: Sexo gay en televisión

Spartacus

Sus escenas de desnudos y sexo explícito nos desconcertaron y alborotaron a la par que nos encendieron. Se han atrevido a mostrar desnudos frontales masculinos sin censura. Mostrándoles al completo, y por qué no decirlo, mostrando sin complejos los grandes miembros de algunos actores.

Además, la relación entre Agron (Daniel Feuerriegel) y Nasir (Pana Hema Taylor) nos ha ofrecido momentos épicos vividos en la Roma de los gladiadores. La pareja gay de la serie ha vivido un tierno romance sexualmente desenfrenado.

Spartacus: Nasir y Agron

Juego de Tronos

Enmarcado en un mundo de fantasía medieval, esta serie ha permitido establecer unas nuevas reglas sin prejuicios terrícolas. El pueblo nativo de Dorne destaca por una visión abierta de la sexualidad: son bisexuales.

Pero si una relación ha cuajado y destacado en las tierras de los Siete Reinos es la establecida entre Renly Baratheon (Gethin Anthony), y su amante Loras Tyrell (Finn Jones). Una relación que solo había sido insinuada en los libros y que la serie ha mostrado – si bien no de forma tan clara y detallada como otras escenas sexuales de la serie – de forma muy explícita y gratificante.

Juego de Tronos: Renly y Loras

Shameless

Creciendo en una familia desestructurada, el pelirrojo Ian Gallagher (Cameron Monaghan) es un adolescente gay bastante atípico. Empieza a descubrir su homosexualidad a la par que inicia una historia de amor/odio con Mickey Milkovich (Noel Fisher), el macarra de su barrio.

Si bien Ian vive su sexualidad abiertamente, Mickey está inmerso en una familia homófoba y retrógrada que le impide seguir adelante. Esto provoca una difícil relación entre estos dos problemáticos jóvenes. Estamos ante una historia de amor gay a contracorriente.

Shameless

Cómo defender a un asesino

Asistimos a la Universidad de Filadelfia (PA) viviendo las retorcidas andanzas de una brillante abogada criminalista y del reducido grupo de alumnos de Derecho que le ayudan en sus casos.

Dentro de la enrevesada trama de la serie destaca Connor Walsh (Jack Falahee): un estudiante inteligente, narcisista, follador, ligón y manipulador. Un “adolescente de hoy en día” que usa Grindr, folla con quien quiere, es abiertamente homosexual, y sobre todo… ama a quien quiere: Oliver Hampton. Un personaje encarnado con sensual chulería; gracias a su espectacular trabajo de interpretación, lo que podía haber quedado como un arquetipo marica se ha convertido en uno de sus incuestionables referentes.

Más sensual y erótico

Sense8

Sense8 es un caso aparte. Es una obra maestra de los hermanos Wachowski centrada en un grupo de ocho personas que, sin saber porqué, están vinculados emocionalmente. Una conexión que les permitirá ver, sentir y hablar con esas personas sin tener que estar en el mismo lugar.

Entre los protagonistas principales nos encontramos con Lito Rodríguez (Miguel Ángel Silvestre). Un personaje que trabaja como actor de telenovelas derrochando sexualidad. Aunque oculta su homosexualidad, podremos ser testigos de su tierna y estable relación con Hernando (Alfonso Herrera) albergando intensas escenas homoeróticas por doquier.

Sense8: Lito y Hernando

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *