Homoerotismo por un tubo en Abercrombie & Fitch

Abercrombie & Fitch es una firma de ropa conocida, entre otras cosas, por la alta carga homoerótica dibujada en su estrategia de marketing. Cuanta menos ropa usan sus modelos más ropa vende.

Se basa en la provocación para subir sus ventas. Los torsos desnudos, depilados y jóvenes son, de alguna manera, su insignia. Allá donde mires, en cada tienda, evento, inauguración o campaña de publicidad aparecerán icónicos hombres dionisíacos casi al desnudo.

Los tres ejes que han hecho de A&F una de las marcas con más homoerotismo son: Sus dependientes, las campañas de publicidad y el ambiente de sus tiendas.

“La manera más común de reclutar a nuestros candidatos es saliendo a la calle.” — Encargado del proceso de selección en España.

La forma de optar a un puesto de trabajo en alguna de sus tiendas lo dice todo. Para ser uno de los dependientes de A&F hay que ser seleccionado en un proceso más parecido a un cásting que a un proceso de selección común.

Hay que contar con un físico muy concreto basado en sonrisa perfecta y cuerpo atlético; muy al estilo de los actores porno de Bel Ami. No es casualidad que se les denomine como modelos: si trabajas en una de sus tiendas puede que tu imagen se estampe en uno de sus anuncios.

Dependientes de la tienda de Abercrombie & Fitch en Nueva York

Muchas de sus campañas publicitarias han contado con el fotógrafo Bruce Weber, conocido por sus trabajos en blanco y negro plagados de hombres imberbes y bellos. Sus trabajos cargados de homoerotismo rozan la delgada línea entre el erotismo y el porno softcore.

Sus tiendas con poca luz y música de discoteca se han convertido en todo un símbolo del nuevo marketing de la moda. Pero si por algo destacan son por las pinturas que decoran algunas de sus tiendas mientras proyectan una visión en pintura del propio trabajo de Weber. Una especie de work in progress que empieza en la fotografía y termina en la pintura o incluso, en ocasiones, en la escultura.

Murales que rinden homenaje a una corriente beefcake mostrando a este tipo de jóvenes retratados por Bruce Sargent – el alter ego de Mark Beard – en una mezcla de deporte y sensualidad masculina.

Decoración de Bruce Sargent junto a las escaleras de una tienda Abercrombie & Fitch

Aunque esta estrategia le valió para reposicionarse como la marca de Casual Luxury del presente, Arthur Martínez – el nuevo CEO de la compañía – anunció hace algunos meses su intención de cambiar de imagen; hacerse un lavado de cara y alejarse de su estilo de “marketing sexualizado“.

No sabemos si esta estrategia les funcionará o no, pero si dejan de contar con sus habituales cachorrones luciendo sus encantos al desnudo, siempre nos quedará este repaso a sus anuncios más provocativos de los últimos años. Ponte cómodo y deléitate con los cuerpos más famosos de la industria de la moda.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *