La erótica moustache para este MOVEMBER

Con la entrada de noviembre llega Movember, un evento anual en el que los varones dejan crecer su bigote durante todo el mes para concienciar sobre la importancia de la salud del hombre.

Se celebró por primera vez en 2003 por un grupo de jóvenes de Melbourne que tuvieron la idea de dejar crecer sus bigotes para apoyar a un amigo que padecía de cáncer de próstata. Desde entonces, este movimiento ha traspasado fronteras concienciando y recaudando fondos para la lucha en contra el cáncer de próstata, de testículo, depresión masculina y similares.

El bigote, y el vello corporal en general, marca un antes y un después en el desarrollo sexual, es por tanto un símbolo de masculinidad.

Su nombre proviene quizá del término alemán bei Gott que podría traducirse como “¡Por Dios!”, un juramento que hacían los soldados alemanes mientras se llevaban la mano a la zona comprendida entre el labio superior y el corte de la nariz.

Los tres cortes con más estilo

Ahora el bigote está en boca de todos, o sobre la boca de muchos. El arte de cuidar y dar estilo al bigote es muy importante, de hecho, hay bigotes que hablan por sí solos. Hay quienes saben darle un estilo único, uno que busca ser inconfundible en esta oleada de vellos que parece inundar las calles. Es sobre el labio donde recae el estilo, el que enmarca la cara y da personalidad.

A continuación te mostramos tres personajes contemporáneos que han sabido crear y fijar personalidad a través de su bigote: Gaspard Ulliel, Greg T. Brown y James Franco.

1. Bigote Chevron

Un clásico de los bigotes, ancho desde la nariz hasta la boca y más refinado casi llegando a las puntas. Es bastante espeso y grueso. El máximo exponente sería Tom Selleck, sin embargo aquí tienes una muestra mucho más sexy vista a través de la faz de Gaspard Ulliel.

2. Bigote Manillar

Se trata de un bigote bastante pronunciado que sube ligeramente hasta cubrir parte de las mejillas. Es algo espeso en el centro, tampoco en demasié, y con las puntas estiradas y redondeadas. Un tanto parecido al bigote estilo inglés, al revolucionario y al imperial. Alguien que con su rollo algo hipster ha llevado esta estética a su máximo explendor es Greg T. Brown.

3. Bigote Piramidal

Para explicar este estilo no hay mucho que el propio nombre no indique. Tiene forma piramidal y puede ser recortado al gusto. Alguien en quien podemos ver perfectamente este estilo es James Franco. Aunque nos tenía acostumbrados a llevar una piel totalmente desnuda, desde hace unos años lo porta – con barba o sin barba – pero siempre con mucho estilo.

El bigote como símbolo de distinción

No resulta extraño que algunos elijan cargar la personalidad sobre la boca. Ya grandes artistas, científicos, filósofos y líderes revolucionarios demostraron, con ese vello que cubre, pero grita distinción, que el bigote determina la fisonomía. Da un semblante dulce, tierno, violento, rudo, ¡de atrevido!

El bigote es tan complejo, tan delicado, tan escabroso, que se necesita una ciencia infinita para abordarlo sin peligro — Guy Maupassant

En la historia de la humanidad, grandes bigotes se han apoderado de la imagen de sus portadores; han enmarcado, además de su rostro, el elemento que resalta al recordar su nombre. Inconfundible el bigote de Dalí, puntiagudo, como agujas… amenazador.

Salvador Dalí

Una acción con final feliz

Una acción de marketing tan potente como Movember no sería nada sin tu aportación, entra en movember.com y deja tu granito de arena.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *