Cuando deporte y arte se aproximan

Cuando deporte y arte se aproximan, parece más probable relacionar homosexualidad masculina y actividad física. Es el caso de aquellas disciplinas en las que la elasticidad, la agilidad y la belleza de los movimientos del cuerpo sobresalen en visibilidad por encima de la fuerza, la agresividad o la resistencia

Este es el caso del patinaje artístico sobre hielo.

Pero aunque esta reflexión no deja deja de ser un tópico, es innegable que el homoerotismo de este deporte hace subir como la espuma el número de espectadores gays que la siguen. También el número de deportistas que practican ciertas modalidades artísticas del deporte es estadísticamente superior a la media de otras disciplinas. Aunque, sin embargo, cabría preguntarse si se trata más de una cuestión de afinidad o de visibilidad. Si son más los homosexuales que practican estas disciplinas o aquellos que se hacen más visibles dentro de ellas.

Esta intrínseca relación entra la homosexualidad y el homoerotismo con algunas disciplinas artísticas del deporte ha incendiado numerosos titulares de periódicos nacionales e internacionales. Por ejemplo, durante los Juegos Olímpicos de Invierno de 2014 celebrados en Sochi, “El mundo” aprovechaba su portada en la web sancando de contexto las declaraciones de Javier Fernández respecto a la ley en contra de la propaganda homosexual de Rusia, donde éste “recomienda a los gays que se corten”. Las palabras no fueron las más afortunadas pero fueron hábilmente sacadas de contexto y sobredimensionadas para lograr el objetivo buscado, la polémica. Sin embargo en contexto se se entendían perfectamente: por motivos de seguridad, es mejor no expresar ciertas actitudes en público. Un consejo que, aunque alejado de la lucha y apoyo a favor de los derechos LGTBI, en realidad seguía las recomendaciones de todas las instancias deportivas.

Con este escenario no sorprendió que Rusia, el país anfitrión de los juegos de Sochi 2014, no tuviera representación masculina en patinaje artístico. Decisión alentada por las especulaciones de que el gobierno de Vladimir Putín considere que esta disciplina “promueva la homosexualidad” en el caso de los varones.

Este deporte es minoritario y casi exótico en España — en categoría masculina sólo hay 500 federados — ha roto los moldes en las redes sociales y ha despertado una inédita atención mediática en los últimos años. Javier Fernández es uno de sus artífices, madrileño de 23 años, recién campeón del Mundo y triple campeón de Europa.

Con un espectáculo sublime, divertido, grandilocuente y sin miedo al ridículo, Javier sigue acercando esta disciplina al gran público general tomando para este espectáculo éxitos de los 80 como “I need a hero” de Bonnie Tyler, “Physical” de Olivia Newton-John o incluso elementos y canciones de Flashdance, como “She is a maniac” o “What a feeling”. Destacan grandes momentos, cuando parece que se va a desnudar aparece en mallas al más puro estilo de Superman o vertiéndose un gran cubo de agua fría con camiseta mojada incluida.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *